#LaNiña de Lola Indigo se hace mayor ante un WiZink sold out

Lola Indigo

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Después de una larga espera, llego el gran salto de Lola Indigo al WiZink Center el 17 de julio de la mano de ‘La Niña’ y un dress code claro, el rosa. En un principio, el esperado asalto al recinto se llamaba La Noche de las Brujas allá por mayo de 2020 pero la pandemia, lo truncó todo.

Después, se pospuso hasta el 29 de noviembre del mismo año pero fue imposible celebrarse. Con más de un año de preparación a sus espaldas para dar ese gran concierto, llegó la fecha final. Quien la sigue la consigue y con un cambio de ciclo incluido, la granadina estaba más que preparada para ponerse ante la capital.

Con entradas agotadas, respetándose las medidas de seguridad, y con el recinto rugiendo, el 17 de julio, a las 21 horas, Lola Indigo hacía su gran aparición. En lo alto de una plataforma, con un look cuál barbie colegial, y respaldada por su ejército de bailarines arrancaba la noche por todo lo alto. Lo hacía de la mano de su nuevo y exitoso single ‘La Niña de la Escuela’ con el que desataba la histeria.

Lola Indigo
Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Una locura que no disminuyó en ningún momento. Así, se sucedían en el inicio canciones como ‘CULO’ o ‘Mala Cara’ con la que Lola Indigo reinaba en el WiZink con su cetro con cabeza de osito de peluche. El fuego y la temperatura seguían aumentando e inundando el recinto con ‘Trendy’ en comienzo de lo más imparable. Poco después, Rubens a la guitarra, se unía a la granadina mientras llegaba ‘CA$H’ y tras esto, las primeras palabras de la cantante al público.

Buenas noches Madrid,” gritaba a los cuatro vientos desde el centro del escenario. “La verdad es que no sé cómo ha pasado esto, estoy en shock,” reconocía entre aturdida y emocionada. Lola desprendía una ilusión especial mientras recordaba cómo Rubens, estuvo con ella la primera vez que tocó en Madrid en el Fulanita.

Es muy emocionante estar aquí con una persona que ha vivido ese progreso,” decía de corazón. “Quiero dar las gracias a esos primeros locales que me llamaron. Fueron del colectivo y a vosotros, os debo muchísimo. Sois el mejor público que puede existir y siempre estáis ahí.” El público se deshacía en aplausos mientras la cantante mostraban su agradecimiento con los ojos brillantes de emoción.

Esta canción no es a lo que os tenía acostumbrados pero era necesaria,” reconocía mientras presentaba su siguiente canción. Un día la subió a redes, no tenía intención de meterla en ‘La Niña’ y todo estalló. “Me estáis dando la oportunidad de explorar nuevas facetas como artista.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Cuatro años han pasado volando. Han sido suficiente para ver la evolución de Lola. Cada vez son más los que se han unido a su proyecto, apoyándolo y dándole el cariño que merece. “Aunque sea mi nombre el que aparece en el cartel, Lola Indigo es toda la gente que hay por aquí detrás,” decía.

Aprovechando una ocasión tan especial, no dudó ni un segundo en dedicar a Charly, subdirector de Los40 y recientemente, fallecido su próxima canción. Así, inundando de magia el WiZink, interpretaba su demoledor ‘La Llorera’ mientras el público creaba un cielo lleno de estrellas. La magia y la parte más íntima de la cantante, no quedaba ahí porque tampoco faltaba ‘cómo te va?’ ante un público que le brindaba el dueto perfecto.

Tras un rato a corazón abierto, desnudándose y llenando la capital de sentimiento, el ritmo volvía a subir. A partir de entonces, más bien, no volvería a bajar e iría cada vez a más. Madrid estaba viviendo un auténtico karaoke multitudinario mientras llegaba ‘KILLA (ring ring)’.

Como no podía ser de otra manera, aquel 17 de julio era una noche de despedida. Todo nuevo comienzo, conlleva un cierre y por eso, la brujería no podía faltar. Como en los visuales se plasmaba, Lola Indigo pasaba página y cerraba el capítulo de su debut ‘Akelarre’. Lo hacía gracias a ‘Maldición’, ‘Santería’ y cómo no, su inconfundible ‘Mujer Bruja’ con las que los bailes no cesaban.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Haciendo un pequeño alto en el concierto, Lola Bunny y Bugs Bunny no faltaban en el WiZink al ritmo de la música de Space Jam muy bien acompañados por los bailarines de la granadina. Acto seguido, y vestida de rosa, Lola volvía cantando ‘Lola Bunny’ llenando justo después el escenario de animadoras y cánticos con su pegadizo ‘Tamagochi’ que seguía creando la locura en la capital.

La granadina se sinceraba ante su público y hablaba de sus amigas que son sagradas. Reconocía que “me daba pánico sentirme sentirme sola.” Por eso, se le ocurrió la genialidad de hacer una crew de baile junto a Juan porque ambos, lo llevan en el ADN.

Si algún día llegáis a cumplir vuestros sueños, espero que arrastréis a toda la gente bonita que tenéis alrededor,” decía emocionada. La de Huétor Tájar, de pequeña, le dijo a su madre que un día tocaría en un estadio lleno de gente y “a veces cuesta mucho trabajo reconocer nuestros sueños”. Aquel día, la niña de Lola Indigo se hacía mayor en un WiZink a reventar.

En el fondo de mi corazón siempre he sabido qué era lo que quería en mi vida. Espero daros una milésima del amor que me dais. Han sido cuatro años haciendo música y aprecio cada momento y cada cosa que me estáis dando. No sabéis lo importantes que sois, nos dais alas.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Su siguiente canción hablaba de lo mucho que le ha costado apreciar el momento presente sin irse a lo negativo. “Esta vida es divertida e igual no es para mí pero gracias a Dios, sigo conservando a los de siempre y a mis amigas de siempre.

Ellas son sus ‘Spice Girls’ que sonaban con fuerza antes de dar la bienvenida en el escenario a Belén Aguilera. Juntas, derrochaban complicidad cantando su éxito platino ‘La Tirita’. La estampa que dejaban era la de dos niñas disfrutando como nunca en un escenario. Antes de despedirse, se fundían en un abrazo y Lola le dedicaba unas palabras a Belén con un “amiga, tú dentro de no mucho, vas a llenar uno como éste.

Sin descanso, derrochaba energía dedicando ‘Fuerte‘ a los bailarines presentes porque las pasan canutas pero son todos unos superviviente. Éxito tras éxito, sonaba ‘CALLE’ y poco después, ‘Nada a Nadie’. Por sorpresa, desatando el griterío de los presentes, aparecían Alba Reche, Jedet y Ms Nina con las que regalaba un momento de lo más explosivo. Ellas estaban allí “por lo que representan para muchos de nosotros y porque son ejemplo de mucho”.

En la recta final, ‘La Niña de la Escuela’ pero ésta vez, a capella sirviendo de preámbulo para ‘4 Besos’ mientras llegaba una despedida que nadie quería afrontar. Ni la cantante ni sus bailarines ni el público querían irse del WiZink. Tras presentar a quienes forman su crew, llegaba el colofón final. ¿Con qué canción? No podía ser otra que ‘Ya No Quiero Ná’ con la que viajábamos hasta sus inicios cerrando un ciclo mientras se dejaba el resto ante un público totalmente entregado.

La vida es la hostia y lo más bonito es que me hayan crecido alas para poder arropar a gente tan talentosa,” admitía llena de emoción. “Estoy abrumada y es una maravilla tener bailarines de esta talla en mi show. Gracias por apostar por un espectáculo de danza, no queremos más adornos. Es nuestra manera de hacer las cosas, es lo que somos. Somos danza.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Lola mostraba su agradecimiento por ver que miles de personas, aquella noche, apostaban por la danza. Gracias a eso, está integrando a más bailarines en sus shows y ya son 12 pero ojalá, más adelante puedan ser hasta 24. Además, la cantante sentía la obligación de agradecer en especial a aquellos que vieron algo en ella cuando era Mimi. Hace no mucho, estaba en ese mismo recinto bailando para otros artistas y ahora, estaba compartiendo las canciones que había escrito en su habitación.

 

Aquella noche, Lola Indigo se despedía cumpliendo un sueño. Porque los sueños, se hacen realidad. A veces, cuando menos te lo esperas, ves cómo una marea rosa inunda tu primer WiZink Center. En esos momentos, te acuerdas de cómo Mimi fue la primera en salir de Operación Triunfo y se ha convertido en la primera en dar el salto al WiZink.

La vida da muchas vueltas y el trabajo, al final tiene su recompensa. Cuatro años, trabajando como nadie, han sido suficientes para ver la evolución de la granadina. De una presentación en Cuenca Club pasó a dar su primer concierto en el Fulanita. A partir de ahí, con paso firme, fue escalando poco a poco hasta publicar ‘Akelarre‘.

Empezó a sumarse a diferentes festivales hasta que la pandemia llegó. Con ella, un cambio de ciclo y un paso más adelante, un WiZink Center donde presentaba, por todo lo alto su nuevo álbum #1 ‘La Niña’. Hoy, la niña estaría en una nube viendo cómo todo se consigue. La niña, se ha hecho mayor y ha ofrecido un espectáculo de altura respaldada por su ejercito de bailarines. Un espectáculo de danza, de esos que te dejan sin palabras porque no dejan de ocurrir cosas en el escenario.

Lola Indigo viene pisando muy fuerte en el panorama musical y va a dar muuuuucha guerra. 

No te pierdas un adelanto de la galería de fotos en HD en nuestro Flickr.

Lola Indigo - La Niña Gira 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies