#NuestraLocuraTour de Nil Moliner arrasa el WiZink Center de Madrid

Nil Moliner - WiZink Center

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

El 19 de mayo, Nil Moliner daba su gran salto al WiZink Center de Madrid. Lo hacía de la mano de su segundo trabajo ‘Un Secreto al que Gritar’ ante un público dispuesto a vivir al 100% cada instante.

A las 21 horas se apagaban las luces y en las pantallas, aparecían imágenes del pequeño Nil. Mientras, hablaba de sus ganas de aprender y de esas ganas de soñar que ha tenido siempre. “Ésta es mi locura y tu locura. Juntos, vamos a hacer de esto un momento para siempre. Empieza nuestra locura,” decía antes de aparecer en mitad de la pasarela.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Entre fuego, arrancaba la noche con ‘El Despertar’, ‘Se Me Va’ y un ‘Idiotas’ con el que se caldeaba el ambiente antes de coger la guitarra.

¡Por fin estamos aquí!” decía pletórico. “Es impresionante ver el WiZink así de bonito,” admitía con una amplia sonrisa. El catalán contaba cómo notaba que Madrid cada vez le trataba mejor. Sus calles cada vez le enamoran más y más. “Madrid, tenéis algo inevitable.

Tras esas palabras, daba paso a ‘Me Quedo’ y un coreado a pleno pulmón, ‘Mi Religión’. Nil compartía sus ganas de estar en un escenario, con su guitarra, causando emociones. Para él, el escenario se ha convertido en una necesidad y llegó un momento de su vida donde entendió el poder de la música: “no es dinero ni fama, es una manera de vivir. Madrid, siéntete más viva que nunca porque hoy, ¡es nuestro momento!

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

A piano, sorprendía con ‘El Aire Que Me Mata’ iluminando el recinto con los móviles y ahí no quedaba la cosa. El catalán mostraba su agradecimiento a los asistentes cantando ‘Olvidaremos’ que era seguida de cerca por un ‘Déjame Escapar’ que empezaba de forma muy íntima con su guitarra.

En el ecuador llegaba una pregunta importante. “¿De cuánta gente es hoy su primer concierto?” Muchas manos se elevaban. Lo mismo pasaba cuando preguntaba por la cantidad de personas que ya habían disfrutado antes de un concierto suyo. Para los nuevos, les dedicaba un “familia, bienvenidos a casa.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Para quienes le han seguido desde la Costello a El Sol pasando por la Joy Eslava hasta La Riviera, sólo tenía palabras de agradecimiento. “Ha sido increíble y lo que me está pasando es por vuestra maldita culpa. Gracias por hacer que esto sea una realidad.

Aquella se convertiría en una noche inolvidable donde no faltaba ‘Cien por Cien’ antes de un sentido ‘Tal Vez’. Moliner tomaba la pasarela con un mensaje muy simple, “espero que algún día la vida nos devuelva la humanidad.

La música no cesaba con ‘Hijos de la Tierra’ antes de sentarse en la pasarela con su guitarra. Como soñaba desde que tocó en Costello, aquella noche, cantaba a capella en el WiZink, ‘Soldadito de Hierro’ creando algo mágico.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Mientras sentía el calor del público, sonaba ‘Mejor Así’ admitiendo que nada de lo que tiene lo habría conseguido sin la familia que le acompaña. “Tú haces que cada noche sea distinta y tenga sentido. Eres nuestro espectáculo. Juntas, hemos conseguido un sueño. Los sueños se cumplen y soy tu fan número 1.”

Tras una fuerte ovación, la locura de Nil seguía mientras estaba inmerso en un sueño. Madrid es su segunda casa y no dejaba dejar pasar la oportunidad de cantar su primera canción en catalán.

Que se entere el mundo que aquí no se politiza la lengua y la música va más allá.” A solas al piano creaba algo mágico con ‘Som Ocells’ que subía a otro nivel al unirse la banda.

La recta final se acercaba con ‘Por Última Vez’ o ‘Libertad’ donde el artista dejaba clara una cosa. Esa noche, Madrid era la protagonista y él, simplemente ponía la banda sonora a una noche eterna.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Tras una sentida ‘Estaré Aquí’ a guitarra llegaba ‘Mis Cicatrices’ preparándonos para la artillería pesada. ‘Meneito’ ponía patas arriba el WiZink desatando los bailes de los asistentes.

El broche final llegaba con ‘Esperando’, ‘Bailando’ y ‘Pólvora’ derrochando la energía que le quedaba en el cuerpo en su despedida de la capital. No hay duda de que tanto Madrid como Nil Moliner nunca olvidarán su primer concierto en el WiZink.

Fue una noche llena de emociones, de buen rollo y sobre todo, de conexión absoluta con su público. Es innegable que la locura del catalán cada vez llega a más gente y se hace más grande. Es una locura que se contagia como su música. Por eso, suma y sigue, tachando sueños cumplidos de su lista.

No te pierdas la galería de fotos en HD del concierto de Nil Moliner en el WiZink Center de Madrid en nuestro Flickr.

Nil Moliner - Nuestra Locura Tour

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies