Jessie J deslumbra con su talento en Noches del Botánico

Jessie J

Fotografía: @victormoreno78

Por fin, Jessie J ha vuelto a Madrid y ha sido de la mano de las Noches del Botánico y no nos podíamos perder semejante cita. El concierto, que estaba previsto para 2020, se celebraba finalmente el 19 de julio en el Jardín Botánico de la UCM.

Con el público expectante, a las 22:15 horas, las luces se apagaban y en lo alto de las escaleras, la británica aparecía arrancando la esperada velada con un “bienvenidos al show, motherfuckers” seguido por ‘Do It Like a Dude’ y ‘Masterpiece’.

Pronto, la cantante se presentaba a los asistentes, preguntando a los allí presentes si habían asistido en alguna otra ocasión a un concierto suyo o si era el primero. La gran mayoría, levantaba la mano reconociendo que era su primera vez. A ellos, les mostraba su agradecimiento.

Amo cantar y no soy una persona a la que le guste que todos los conciertos sean iguales. Quiero conectar con vosotros,” admitía. Jessie quería hacer de aquello una especie de “barbacoa familiar” pero multitudinaria. Para ello, tenía dos reglas. La primera, que todo el mundo se divirtiese y que se portasen bien los unos con los otros.

Muchos, esperaron aquella noche un largo tiempo y no podía estar más ilusionada. ¿Su segunda regla? Ver a quien tenía delante no todos los móviles pegados a las caras. Tras eso, la música continuaba con ‘It’s My Party’, ‘Sexy Lady’ y ‘Wild’.

Aquella, además de ser una noche llena de música, iba a estar llena de risas gracias al carisma y la forma inigualable de ser de la británica. Era un auténtico 2×1, concierto y monólogo. Una noche irrepetible e inolvidable cargada además de grandes éxitos. ‘Laserlight’ tomaba el relevo antes de ‘Burnin Up’ y su propia versión de ‘Sex Machine’ que no había ido muy bien en sus dos shows previos. Se estaba planteando quitarla del setlist muy a su pesar pero Madrid, reaccionó de la mejor forma.

Por si no fuera poco, la cantante no dudaba en firmar todo lo que le pedían desde el público siendo lo más cercana posible antes de dar paso a una de sus canciones favoritas. “Me lleva a un tiempo donde estaba en un momento raro conmigo misma. Cuando te mires en el espejo, da igual si eres ella, él, elle, ellos… os veo a todos, todos existís y sois importantes. Poned todo vuestro amor en esas cosas que no os gustan tanto porque somos únicos y maravillosos tal y como somos.” Así, daba paso a ‘Queen’ antes de hacer un parón para pedir a todos una cosa muy simple.

Quiero que os toméis un tiempo para que escuchéis vuestro corazón latiendo en el pecho y que veáis lo afortunados que somos.” De forma mágica, para quienes ya no están, y recordando que se puede llorar sin miedo a ser juzgados, interpretaba el especial ‘Flashlight’ poniendo los vellos de punta.

Muchos de los que allí se encontraba, empezaron a seguirla en 2011, en sus primeros shows. “He crecido con algunos de vosotros y es una locura ver cómo conectáis con algunas de mis canciones.” La británica reconocía que no se dedica a la música por la fama, lo hace para conectar con la gente. Una de sus canciones ha conectado con el público como ninguna. La escribió con 17 años y es indudable que se ha convertido en algo más que una canción.

Muchos habéis sentido que no queríais estar más aquí pero quiero que sepáis que no estáis solos. Muchos habéis llorado con esta canción solos en vuestras habitaciones pero todo mejora aunque no es fácil.

Jessie reconocía que había gente que le ha dicho que les ha salvado la vida. Ella, lo tiene claro, “yo soy la banda sonora y vosotros la estrella”. Por eso, su cometido tras esa noche era que “os queráis más de lo que os habéis querido nunca.” Sin más que añadir, daba paso a su inigualable himno ‘Who You Are’.

Tras semejante momento de intensidad, interpretaba ‘Nobody’s Perfect’, ‘I Want Love’ y un ‘Mamma Knows Best’ que hacía casi cuatro años que no cantaba. Entre otras cosas que compartía, era esa presión por estar siempre al 100% cada show. Jessie, tenía miedo de no llegar a ser lo que el público espera que sea pero por fin, durante ésta gira, ha dejado esa presión de lado y está disfrutando como nunca.

Ella misma advertía que se avecinaba una balada pero de repente, sorprendía con la inconfundible ‘Bang Bang’ que nos acercaba al final. El broche de oro lo ponía gracias a sus grandes éxitos ‘Price Tag’ y ‘Domino’ tras las que agradecía al público la larga espera al sol, recordándoles que se quieran lo máximo posible.

Una vez más, Jessie J dejó sin palabras a Madrid. La cantante deslumbró a golpe de talento, de cercanía y sobre todo, de humildad. Es de esas artistas que conectan desde el primer momento con su público por sus letras pero sobre todo, por la forma en la que hace sentir a todo el mundo durante sus conciertos. Jessie J es única, es una de esas artistas que no pasan de moda y cuando abre la boca, hace que te quedes completamente prendado de ella de principio a fin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies