Katy Perry reina de Barce-Roar-na

Siete años hacía que Katy Perry no daba un concierto en nuestro país y desde aquellos años en los que comenzaba en la música ahora se ha convertido sin lugar a dudas, en una de las cantantes más influyentes en el panorama pop mundial. El pasado 16 de Febrero, la cantante llegaba a la ciudad condal para comenzar la parte europea de su Prismatic World Tour y no venía sola, Charli XCX era la encargada de abrir este concierto y todos los de Europa.

Con una puntualidad británica innegable, Charli aparecía en el escenario para calentar el ambiente en el Palau Sant Jordi con temas como «London Queen», «I Love It» o «Famous». La británica llegaba a nuestro país también para presentar su álbum debut que se ponía a la venta al día siguiente en nuestro país. Así, nos cantaba temas menos conocidos como «Super Love» o «Breaking Up», o algunos que ya hemos tarareado en más de una ocasión como es el caso de «Break the Rules» o su nuevo single «Doing It» antes de despedirse del público con su más que conocido «Boom Clap».
Charli consiguió hacer cantar al público mientras en más de una ocasión nombraba a Katy haciendo que estallase la locura. Encantada con la oportunidad que le había brindado Perry de abrir sus conciertos, la cantante en ningún momento dejó de bailar e interactuar con el público consiguiendo sorprender a más de uno de los asistentes.

Tan sólo cinco minutos de las 21h pasaron cuando las luces del Palau Sant Jordi de Barcelona se apagaron y un recinto casi lleno estalló de emoción. Era el turno de Katy Perry finalmente en España presentando su último trabajo discográfico «Prism». A ritmo de «Roar» empezó el espectáculo dejando claro que venía a rugir a nuestro país, llegaba para hacerse notar ante unos Katycats de lo más ansiosos. Fue un concierto en el que desde el minuto uno sabíamos que íbamos a experimentar multitud de sensaciones ya que la cantante ya había avisado que sería un viaje de lo más singular en el que disfrutaríamos de siete partes completamente diferentes en el concierto. “Part of Me” y “Wide Awake» fueron los siguientes temas de Perry antes de dirigirse a Barcelona.

Fue una noche en la que la cantante alternó temas de su último disco con grandes éxitos que la han acompañado durante todos estos años. Después de «This Moment» y «Love Me», llegaba la parte egipcia del show donde interpretaba canciones como «Dark Horse” o “E.T” (rodeada de unas acrobacias increíbles) antes de seguir con “Legendary Lovers” transportándonos al mismísimo Egipto con toda la escenografía.
Divertida y cercana en todo momento, Katy nos hizo sentir como si fuéramos una familia porque además de cantar, sabe cómo entretener a su público y bromas no faltaron a lo largo de la noche mientras nos contaba todo tipo de cosas.
De escenario en escenario y tiro porque me toca, llegaba la parte felina del show, resaltando el papel de sus fans, sus KatyCats que casi abarrotaban el Palau. Así pasábamos a la parte inspirada en el musical «Cats» donde Kitty Purry se apoderaba del escenario para regalarnos una versión diferente de sus clásicos “Hot N Cold» y “I Kissed a Girl” que fueron seguidas por “International Smile” antes de hacer un pequeño tributo a la mismísima Madonna convirtiendo el escenario del Palau en una pasarela mientras desfilaban ella y sus bailarines a ritmo de «Vogue».

Tenemos que admitir que nos era hasta difícil cantar ya que estábamos completamente sumergidas en el universo de Katy Perry con semejante puesta en escena. No sólo tiene uno de los espectáculos más visuales que hemos visto al momento sino que consigue hacer que te rías en todo momento con su forma de ser demostrando que no tiene vergüenza de nada e incluso se atrevió con el español bromeando con el parecido entre «Buenas Noches» y «Buenos Nachos» y también intentó hablar un poco en catalán y para eso tuvo la ayuda de un fan que sacó de entre el público para hacerse una selfie y al que rápidamente pidió que le enseñase cómo decir «Estoy muy feliz de estar aquí en Barcelona«.

Y cuando llegaba la parte más acústica, la cantante volvió a sacar su vena cómica aunque no duró demasiado porque se puso al frente de la pasarela con su guitarra para hacer que todo fuera más íntimo. Era el momento de un mashup con “The One That Got Away” y “Thinking of You» donde realmente pudimos disfrutar de la voz de la cantante. En ese momento, aprovechó para dedicárselo a todos sus fans que han esperado todos estos años para que volviera a la ciudad condal mientras que agradecía que la quisieran tal y como era con sus vestuarios raros y su forma de ser cantando así “Double Rainbow» que fue seguido por «Unconditionally», uno de esos temas que consiguió ponernos los pelos de punta.
Después de este set más relajado y acústico, llegaba la hora de volver a cantar a todo pulmón mientras sobre el escenario llegaba la parte de los emoticonos. Estaba siendo sin duda un concierto de hit tras hit y era el turno de canciones como “Walking On Air” o un mash-up de lo más pegadizo de “This Is How We Do” y “Last Friday Night (T.G.I.F.)». En todo momento, Katy estuvo acompañada por una legión de bailarines que no paraban en ningún momento de recorrer el escenario y además en las pantallas podíamos ver gifs de diferentes vídeos captando nuestra atención en todo momento.

El colorido inundaba por completo el recinto y el final del show poco a poco se iba acercando. Katy se encargó de trasladarnos hasta la playa, hasta la mismísima California y a Hollywood. Era el turno de grandes temas como “Teenage Dream“, “California Gurls” o “Birthday». Durante éste último subió a un afortunado al escenario para celebrar su cumpleaños en una tarta gigante pero además, Perry sobrevoló el Palau sujeta por unos globos y saludando a todos los que allí nos encontrábamos.
El final del concierto llegaba con su “Firework» y las pantallas avisaban que era la hora de ponerse las gafas para disfrutar de la «Prism Vision» y con su inconfundible vestido que emulaba fuegos artificiales, la cantante apareció en el escenario rodeada por una increíble explosión pirotécnica que nos dejó a todos con la boca abierta gracias a los efectos en 3D que había conseguido crear culminando así un espectáculo increíble que nunca podremos olvidar.

Fue una noche durante la que la cantante consiguió mostrar el talento que tiene y la evolución que ha experimentado vocalmente a lo largo de estos años porque aunque no cuente con una de las voces más potentes del panorama musical, sabe compensarlo enormemente con el espectáculo y con su forma de ser. No decepcionó en ningún momento ni vocal ni estéticamente ya que fue un show en toda regla durante el que pudimos disfrutar de todos los grandes éxitos de Katy Perry en un mundo de fantasía del que no queríamos salir cuando acabó el concierto.
Aquí os dejamos un vídeo de lo más divertido donde incluso intenta hablar en catalán:
[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=uTcPdjpdNKw]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies