Zahara nos regala la #PutaGira que necesitábamos desde 2020

Zahara

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Llegó el momento de disfrutar de la Puta Gira de Zahara gracias a Vibra Mahou con un triplete de infarto en Madrid. La Riviera era la encargada de acoger tres conciertos únicos e irrepetibles los días 12 y 13 de junio con las entradas agotadas en un suspiro.

El domingo, Zahara ofrecía dos sesiones, la última de ellas, a las 21:15h y de la que fuimos testigo. Sin signos de cansancio, la cantante salió con mucha fuerza e ilusión para compartir todas sus emociones y vivencias en el escenario. El entretenimiento previo lo brindaba Eme DJ y tras sonar ‘María de la O’ y ‘Ay Pena, Penita, Pena’, las luces se apagaban y el público se preparaba para dar la bienvenida a la de Úbeda.

Zahara
Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Zahara tomaba el escenario a los mandos de la batería acompañada por Martí Perarnau IV y Manuel Cabezalí. El trío perfecto abría la noche por todo lo alto con ‘flotante‘ viendo cómo poco después, una versión actualizada de ‘Crash‘ inundaba La Riviera dejando asomarse los primeros bailes de la cantante.

Aquella noche, prometía ser una montaña rusa de emociones, una que te atrapa y no te suelta porque ni tú misma quieres salir de ella. Como un puñal al corazón, sonaba ‘canción de muerte y salvación‘ y dando la bienvenida a sus bailarinas, llegaba ‘Inmaculada Decepción‘.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Madrid sería testigo de un pequeño viaje por la trilogía más reciente de la cantante. Un viaje lleno de altibajos que han llevado a la cantante hasta el punto en el que se encuentra, pletórica, mejor que nunca después de escupir todo lo que llevaba dentro acumulado a través de ‘PUTA‘.

Guitarra eléctrica en mano, la música continuaba con ‘El Fango‘ que daría paso a una renovada ‘El Deshielo‘ con la que la de Úbeda no dejaba de moverse por el escenario hasta ir reduciendo la intensidad de la canción. Esto, hacia que nos preparásemos para uno de los grandes momentos de la noche. Llegaba con ‘RAMONA‘ donde sus bailarinas le ponían la banda de puta a Zahara y juntas, electrizaban el ambiente sorprendiendo con unos telares que emergían en la parte frontal del escenario con la palabra puta escrita.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Sin parar un segundo, Z volvía a la batería para hacernos disfrutar de ‘médula‘ y justo después, daba la bienvenida a la capital. Ante todo, quería agradecer a todos su asistencia pero incluso más, que aguantasen sentados y con las mascarillas y la distancia de seguridad. No quería pasar por alto, el amor que siempre le han dado pero sobre todo, el que recibe ahora, uno incluso más fuerte e intenso que nunca.

«Este es un momento muy emocionante porque el año pasado nos quitó todo lo que teníamos y lo que nos hacía felices y ha sido muy duro,» decía con emoción. Cabe recordar que la gira Vibra Mahou de Zahara estaba prevista para 2020 pero por el fuerte golpe de la pandemia, se tuvo que aplazar.

Zahara
Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

«Lo que a mí me pasó es que entré en esta tristeza profunda de la que solo salía momentáneamente haciendo canciones hablando de toda las cosas que me hacían daño. Eso me hacía todavía sumergirme más profundamente en ese dolor,» contaba Zahara a un público que no dejaba de aplaudir su valentía.

«Me parece alucinante y es super importante para mí estar cantando estas canciones que nacen de lo putrefacto y de lo que está dañado. Que se conviertan en esta energía que ahora hay aquí, es maravilloso.» El público no podía dejar de ofrecer su amor a la cantante y más que nunca, ella, lo recibía con los brazos abiertos mientras se abría en canal.

La ubetense, compartía cómo en aquel momento de tristeza absoluta, se dio cuenta de lo mucho que echaba de menos a su público y los escenarios. Tanto, que no lo podía soportar.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

«Me di cuenta de que en ese vacío que tenía cuando no estaba vuestro amor cuidándome y protegiéndome, no había nada porque no había rastro de amor propio.» En aquellos momentos de tristeza y soledad donde sientes que estás al borde de un precipicio, sólo había una cosa que llenaba la mente de Zahara, el odio, la rabia y la impotencia. «Lo primero que hice fue odiaros a vosotros,» decía con total sinceridad. Aquello, era una muestra del odio que sentía hacia ella, envenenándose a sí misma porque «prefería ese odio porque no pedía nada y no quería nada de vuelta, era un odio unilateral

De ahí, nació ‘TAYLOR‘, una de sus canciones más especiales. Esa que aquella noche, y todas las veces que se suba a un escenario, está dedicada a quienes la apoyan.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Tras semejante momento, bajábamos el ritmo completamente. Zahara, a solas con su guitarra, enamoraba, una vez más, a Madrid con la íntima ‘negronis y martinis‘ ante un silencio sepulcral. Ahí no quedaba la cosa porque la magia seguía desatándose cuando Martí volvía y juntos, derrochaban complicidad en ‘Guerra y Paz‘ ante un público que no podía ni parpadear.

«Soy muy afortunada porque tengo a mucha gente maravillosa y están al mismo nivel de chaladurismo y se apuntan todos a ello.» En una noche así, no faltaron los agradecimientos a su equipo, a Vibra Mahou, por un año después, seguir apostando por ella y a Martí Perarnau IV y Manuel Cabezalí por compartir escenario con ella junto a Olga y Sara, sus bailarinas. El agradecimiento más especial, era para quienes llenaron la sala, en esa sesión, en la anterior y el sábado.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

En el camino hacia la recta final, aprovechando la parte más acústica e íntima, no faltaba el momento celestial con ‘La Gracia‘ recordando la etapa de ‘Santa’ hasta dar la bienvenida en el escenario a ‘SANSA‘ que desgarraba y dejaba sin palabras a los asistentes.

Ahí, se marcaba un punto y aparte y pronto, las sirenas de policía sonaban en la sala. Se avecinaba el desmadre total y el desenfreno. Junto a sus bailarinas, Zahara reventaba el escenario con ‘joker‘ y desde ahí, hasta el final, el ritmo fue frenético. ‘MERICHANE‘ se unió al a fiesta con orgullo, con ganas y siendo un golpe en la mesa y el grito que identifica a muchas. Junto a ella, ‘Hoy la bestia cena en casa‘ seguía con la reivindicación ante Madrid que coreaba a pleno pulmón la canción, entregada, dejándose la piel.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

En cuestión de minutos pasamos de la Zahara más desgarradora en formato íntimo a una de esas raves que recordaban a la normalidad. Cada una de las partes del concierto, encajaban a la perfección. La despedida estaba marcada por una auténtica fiesta llena de baile, cánticos y muchas ganas de disfrutar. Eso sin mencionar la locura que desataba ‘berlín U5‘ dejando a los asistentes con ganas de una buena fiesta al terminar el concierto.

La cantante se ausentaba brevemente pero volvía con un vestido muy especial hecho por Moisés Nieto. Un vestido que le recordaba a casa porque llevaba servilletas y manteles de casa de sus padres y de sus abuelas. En ese momento tan especial, dando la espalda al público para mirarse cara a cara en los espejos que la rodeaban, interpretaba ‘DOLORES‘ que ponía el punto y final a una noche llena de sentimientos y sensaciones.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

¿Cómo resumir la Puta Gira o a Zahara o el trabajo detrás de ‘PUTA‘? Es un trabajo lleno de cicatrices, de heridas que supuran y de demonios. Demonios con los que tantas se han sentido, se sienten o se sentirán identificadas. Por suerte o por desgracia, lo vivido por Zahara y que ahora escupe en forma de canciones, la ha convertido en un altavoz. Gracias a ello, muchas se dan cuenta de lo que viven o han vivido y han querido alejarse de ello. La forma en la que la cantante se ha volcado en cuerpo y alma, ha sido una liberación que se refleja en el escenario.

Abrirse en canal mostrando su lado más doloroso y vulnerable le ha brindado más fuerza. Dentro de lo dolorosa que puede ser la introspección que ha vivido hasta crear ‘PUTA‘ hay un aprendizaje y de ello, se consiguen pequeños pasos hacia la curación del corazón después de tanto sufrimiento.

PUTA‘ es una parte de la metamorfosis de Zahara, un trabajo que la ha hecho crecer a todos los niveles. Ha emprendido ese camino, a veces complicado, de quererse a sí misma y de valorarse por encima de todo. Su directo es un bofetón de emociones y de realidad. Es de esos donde no dejas de sentir cosas porque cada segundo pasa algo diferente. Por eso, sólo siendo testigo de lo que sucede en el escenario, serás capaz de entender que sea difícil explicar todo lo que Zahara te hace sentir durante más de dos horas.

Porque sí, Zahara nos regaló la #PutaGira que necesitábamos desde 2020 con un triplete de infarto en Madrid y una gira que te dejará sin palabras. Gracias, Z y gracias Vibra Mahou.

No te pierdas la galería en HD del concierto de la Puta Gira de Zahara en Madrid en nuestro Flickr:

Zahara - Puta Gira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies