Natalia Lacunza se convierte en la mejor medicina para Madrid

Natalia Lacunza - Cómplices Vibra Mahou

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Con entradas agotadas desde hace semanas, el 15 de diciembre, Natalia Lacunza tenía una cita muy importante con Madrid en la Ochoymedio. Su reencuentro con la capital se hizo esperar pero todo apuntaba a que sería una de esas noches memorables.

Con la sala a reventar, la navarra aparecía a las 21 horas muy bien acompañada por su banda para presentar las canciones de su álbum debut ‘Tiene Que Ser Para Mí‘. Precisamente, la canción que presta título al proyecto y ‘Nuestro Nombre‘ eran las encargadas de dar comienzo a la noche.

Esta es la noche más esperada de mi año,” decía con una gran sonrisa. Así, daba la bienvenida a quienes volando agotaron las entradas para ese concierto. Acto seguido, ‘Olivia‘ y ‘Crazy‘ se entrelazaban a la perfección antes de ‘Tiempo Atrás‘. Con ‘El Círculo‘ veíamos a Lacunza coger su guitarra antes de enloquecer a la Ochoymedio por completo.

Natalia Lacunza
Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Con la bandera LGTBI en alto y a dúo con sus incondicionales, cantaba ‘Cuestión de Suerte‘ gritando a los cuatro vientos un “que viva el amor” durante el que se sucedían diferentes muestras de afecto entre los asistentes. Con ‘Mi Sitio‘ seguía la entrega sin frenos haciendo que la artista se emocionase. Sin creer lo que estaba viviendo, apenas le salían las palabras de agradecimiento. Natalia estaba viviendo una noche de ensueño, una incluso mejor de lo que se podía imaginar.

Después de ‘Mejor Que Yo‘, le regalaba a la capital una de sus canciones inéditas. Con un comienzo de lo más íntimo a piano poco después rompía por todo lo alto con su lado más electrónico enloqueciendo a la sala. “¡Tengo tantas ganas de sacar nueva música!” admitía llena de ilusión. Su sentimiento se reflejaba en un público también ansioso por seguir disfrutando de lo que ha estado preparando en los últimos meses.

Mientras, la noche seguía adelante con ‘Fuera de Tiempo‘ con la que disfrutábamos de su lado más rockero demostrando que no se pone barreras de géneros. Los cánticos continuaban con su más que conocida ‘Todo Lamento‘ antes de recibir a la primera invitada de la noche. En una noche así, Natalia invitaba a RUPTURA y juntas, inundaban Madrid de buen rollo con ‘Cartas de Amor‘.

Lo bueno, pasa en un abrir y cerrar de ojos y poco a poco, el final del concierto se acercaba. La intensidad no cesaba ni un segundo al igual que la música. Natalia estaba dejándose la piel y disfrutando más que nunca de una noche inigualable. ‘Muchas Cosas‘ tomaba el relevo antes de un ‘No Me Querías Tanto‘ apoteósico, cantado con mucha fuerza y rabia por parte del público siendo una de las canciones más importantes para la artista desde que vio la luz.

Fotografía: Tamy Mauri (@ladelasupercam)

Otro de los puntos álgidos de la noche llegaba muy pronto. Inseparables desde su paso por OT, en esa noche, no faltaba María Escarmiento. Juntas, presentaban su futura colaboración, todo un pepinazo que puso Madrid patas arriba ante un público ansioso por tenerla en bucle. Tras semejante momento, las revoluciones bajaban por completo y la magia de ‘Medicina‘ llenaba la sala y ahí no quedaba la cosa.

Con los primeros acordes de la siguiente canción, los gritos se apoderaban de la capital. Era nada más y nada menos que ‘nana triste‘ volviendo al setlist de la cantante. La delicadeza de su voz hacía que el público tuviera la emocion a flor de piel en un momento único. En un amago de despedida, la navarra volvía para poner el punto y final a una noche redonda.

Todo va a cambiar‘ era la encargada de firmar su “hasta pronto” acompañada por su agradecimiento ante el apoyo a su música con un “es la noche de mis sueños“. Para terminar por todo lo alto y con una versión electrónica de ‘Cuestión de Suerte‘, llegaba una gran noticia. Demostrando esa noche que Ochoymedio se ha quedado muy pequeña para Natalia, el próximo 29 de septiembre de 2023, volverá a Madrid y tocará en su primera Riviera.

Natalia Lacunza se ha convertido en una de las futuras promesas de la música de nuestro país. El 15 de diciembre, vivió una noche difícil de olvidar y donde siguió demostrando su talento ante una legión de seguidores de lo más fieles. Con más seguridad y más fuerza que nunca, no deja de mostrar su evolución sobre el escenario. La navarra ha vivido un gran 2022. Uno donde, por fin, ha publicado su esperado álbum debut y con el que no ha dejado de girar por festivales y ahora, por salas.

Brillando con luz propia, haciendo lo que quiere y como quiere, Lacunza no tiene techo ni límites. La artista está demostrando que lo suyo, no es cuestión de suerte, va mucho más allá. Su éxito es cuestión de mucho trabajo, perseverancia y sobre todo, talento. Natalia viene a comerse el mundo y aquella noche, se convirtió en la mejor medicina para Madrid demostrando que el escenario, es su sitio. Prepárate para un 2023 todavía mejor porque promete ser otro de esos inolvidable.

¡Hazte con tus entradas para verla en La Riviera aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies