Nos dejamos llevar en un viaje galactropical desde el WiZink Center hasta la #IslaMorenita de Carlos Sadness

el

CARLOS SADNESS 3.jpg

23 de febrero. Ese era el día en que Carlos Sadness iba a hacernos viajar hasta un sitio idílico.El cantante llegaba hasta Madrid y en ésta ocasión, tomaba por primera vez el formato Ring del WiZink Center.

Los billetes para su Viaje Galactropical se agotaron con antelación ya que no podía ser mayor la expectación creada alrededor de su concierto. Prometía ser una noche única, de esas para enmarcar y no olvidar donde además, Carlos se había guardado algún que otro as bajo la manga para celebrar el salto al emblemático recinto. 

CARLOS SADNESS 5.jpg

A las 21:10h nos abrochábamos los cinturones dispuestos a despegar sabiendo que nuestro tiempo de vuelo serían más de dos horas, tal vez con alguna que otra turbulencia a borde del mejor avión de Papaya Airlines tripulado por un Carlos Sadness pletórico. 

Perseide‘ y ‘Hale Bopp‘ eran las encargadas de dar el pistoletazo de salida a nuestro viaje más colorido al que no podía faltar el inseparable ukelele del catalán que también estaba dispuesto a hacernos sobrevolar ‘Volcanes Dormidos‘. 

CARLOS SADNESS

“¿Habéis notado últimamente una subida de temperaturas?” preguntaba dando la bienvenida a las miles de personas que no habían querido perderse esa cita tan importante. “Estoy muy emocionado pero voy a intentar mantenerme entero,” admitía observando al público contando que subirse al escenario del WiZink Center no estaba entre sus planes pero aún así, sería una noche para celebrar “ese lugar donde no existe el tiempo”.    

Aprovechando la ocasión, y antes de llegar a ese destino, homenajeó al primer trapero de la historia, ‘Bach‘ y nos ofrecía toda una declaración de amor contenido con ‘Te Quiero un Poco‘ que era seguida de cerca por ‘Isla Morenita‘ y un momento de baile absoluto gracias a su inconfundible ‘Miss Honolulu‘.

CARLOS SADNESS 4.jpg

Tras ‘Semitransparente‘, el catering del vuelo nos ofrecía mucha variedad de fruta pero había una en concreto que esa noche llegaba con sorpresa incluida. Amor Papaya‘ hacía que Natalia Lacunza, concursante de OT 2018, se uniera al viaje poniendo su toque más dulce a la canción junto a un Carlos con el que brindó un momento de lo más mágico hipnotizando a los pasajeros. 

Aún recuperándose de lo vivido, se sucedían ‘El Gran Momento y un Longitud de Onda que terminaba a capella en las voces de las miles de personas que llenaban la pista del WiZink Center.

En aquel momento del viaje, oíamos una fácil petición, subirlas linternas e iluminar al comandante Sadness y dicho y hecho. Así, con miles de estrellas ante él, ofrecía una versión acústica de Días Impares‘ y poco más tarde, entre anécdotas, presentaba una de sus canciones más antiguas según el calendario gregoriano, una romántica e íntima ‘Pompeia‘.

Un trozo de su ‘Diferentes Tipos de Luz‘ tampoco faltaba esa noche antes de desencadenar una auténtica fiesta con ‘Física Moderna‘ o la imparable Kandinski‘ que servía de preámbulo para Bikini‘ que fue coreado a pleno pulmón mientras el confeti saltaba por los aires.

CARLOS SADNESS 6.jpg

Pasando el ecuador del vuelo, se avecinaba otra sorpresa. Como había anunciado a través de redes sociales, Alfred García y su guitarra no se perdían tampoco una noche así y, juntos, conquistaban al público con un No Cuentes Conmigo‘ que provocó turbulencias en algún que otro corazón.

Los últimos minutos antes de aterrizar en el paraíso de Carlos Sadness disfrutábamos de ‘Chihuahua‘ y Volviste‘ tras las que desaparecía por unos instantes. Mientras, dos palmeras enormes tomaban el escenario en el aterrizaje a su isla y a solas, sentado, transmitiéndonos su rollo más playero, cantaba Houdini‘ y Semilla Negra‘.

Aprovechando el ambiente creado, no dudaba en volver a cantarnos su ‘Isla Morenita‘  que era seguida de cerca por To My Love‘. Sin querer volver de regreso a la capital, Carlos lanzaba varias colchonetas hinchables a los asistentes e incluso, animaba a su banda a surfear con ellas por encima del público pero no tuvo el éxito esperado.    

CARLOS SADNESS 2.jpg

Después de hacer cantar a los pasajeros con ‘Pocholoco Tropical‘, el catalán desaparecía para cargar combustible y así regresar a Madrid poniendo el broche de oro a su gran viaje. El colofón final llegaba con Hoy Es El Día‘ o un Groenlandia‘ que nos traía la sorpresa de David Otero junto a quien disfrutó como un niño desprendiendo ambos energía y vitalidad a raudales.

En la gran despedida no podía faltar su exitoso Que Electricidad‘ donde los pasajeros se dejaron las voces y tras sus correspondientes agradecimientos a quienes hicieron esa noche posible, y sobre todo, a quienes no quisieron perdérselo, ofrecía su Monteperdido‘ siendo el mejor punto y final para el viaje de vuelta.   

CARLOS SADNESS 7.jpg

No cabe duda de que la conquista de Carlos Sadness al público sigue en ascenso, el cantante suma y sigue, sin dejar de soñar. El 23 de febrero, ofreció a la capital su mejor versión en un viaje inolvidable hasta una Isla Morenita idílica que tuvo su música como la mejor de las bandas sonoras.

Miles de personas sacaron su outfit más hawaiano a relucir en una noche de invierno que se convirtió en verano, una noche donde todos fueron uno y se dejaron llevar por el buen rollo de un Sadness que lo dio todo.

No te pierdas la galería de fotos en HD en nuestro Flickr! 

Carlos Sadness - Isla Morenita
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s