Harry Styles debuta en solitario con su álbum homónimo

Por fin, el esperado debut en solitario de Harry Styles está en el mercado. Tras la gran acogida de su primer single ‘Sign of the Times‘ y los diferentes adelantos, ha llegado uno de los lanzamientos del año.

Harry Styles ha empezado su etapa en solitario con fuerza, dejando su etapa anterior de lado, dejando claro que viene a sorprender con sus propias canciones. Su debut está formado por 10 canciones, cada una con su sello, recordando a grandes estrellas del rock que le han servido como influencia.

Ha contado con la producción ejecutiva de Jeff Bhasker y la producción adicional de Alex Salibian, Tyler Johnson y Kid Harpoon y en esta nueva aventura, Harry ha co-escrito cada una de las canciones, ha tocado la guitarra y se ha encargado de todas las armonías del disco.

El tiempo de espera ha dejado claro que el británico sabía lo que quería hacer desde el primer momento, un primer trabajo que entrelaza su faceta más rockera y una más suave, con baladas y notas desgarradoras captando a su vez un público más adulto.

Harry Styles‘ empieza con el cantante destapando emociones a través de confesiones con ‘Meet Me in the Hallway‘. Comienza de forma calmada hasta que su voz va brillando más, con fuerza, al ritmo de una guitarra acústica con un sonido con toques folk que nos podría transportar hasta los 90.

El relevo lo toma la ya conocida y gloriosa ‘Sign of the Times‘ que ha estado en lo alto de todas las listas de ventas y con la que dejaba claro que quería empezar a escribir su propia historia como artista.

Carolina‘ es una canción de amor pop que habla de esa chica que entra en fiestas sin invitación y de la que al parecer el cantante está enganchado como deja entrever en su “How would I tell her that she’s all I think about? Well, I guess she just found out”.

Haciendo algo de contraste, tenemos ‘Two Ghosts‘, balada en la que Harry se desnuda hablando de ese distanciamiento que se crea en una relación donde ya nada es como al principio: “we’re just two ghosts swimming in a glass half-empty trying to remember how it feels to have a heartbeat.”

En la mitad del álbum nos encontramos con ese ‘Sweet Creature‘ que fue uno de los adelantos del disco previo al lanzamiento y donde nos contagia un sonido folk. La siguiente, ‘Only Angel‘ se ha convertido en una de las favoritas de los seguidores del británico desde el primer momento.

Al principio, parece que va a ser una balada épica pero todo cambia de un instante a otro y resulta ser una de las canciones más potentes del disco. Con una buena base de guitarra y un grito a lo Jagger, Harry ha conseguido una canción pegadiza hasta decir basta y que no deja indiferente a nadie.

A pesar de lo llamativa que pueda ser la palabra que le da título, la canción tiene poco que ver con ella. ‘Kiwi‘ es otra de las canciones potentes, con guitarreo fuerte, saliendo el lado más rockero y a la vez elegante de Harry.

El ritmo vuelve a bajar con otra de las canciones que conocimos antes del lanzamiento, ‘Ever Since New York‘. La canción cuenta con un coro casi celestial antes de dejarnos llevar por su seductor ‘Woman‘ que tiene un rollo similar al de ‘Only Angel’ con un sonido que nos hace viajar años atrás.

La encargada de cerrar el disco es ‘From The Dining Room Table‘. El punto final perfecto que unifica los diferentes sonidos del disco. Íntima e introspectiva, una canción donde Harry se desnuda a través de sus letras mostrando un sentimiento de soledad y anhelo “woke up the girl who looked just like you. Almost said your name.”

A través de sus canciones queda claro que lo más importante de todo es que su voz brille por encima de todo lo demás. Cada tema suena personal, lleno de convicción. El británico ha creado un disco con el que no busca sonar en radios, busca hacer lo que le gusta, crear algo diferente alimentado por influencias de todos los tiempos, alejándose de lo más comercial.

No cabe duda de que es un gran comienzo para el cantante con un debut que no deja indiferente a nadie y con el que se ha colocado en el #1 en hasta 84 países: Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia, Francia, México, Italia, Nueva Zelanda, Suecia, Sudáfrica, Brasil, Dinamarca, Irlanda, Austria, Noruega, Finlandia, Chile, Argentina, Portugal, Polonia o Singapur, entre otros, incluyendo España.

Recuerda que puedes comprar tu disco en formato vinilo LP desplegable, CD digipack y también en una edición limitada en CD que incluye un libro de tapa dura de 32 páginas con fotos exclusivas del proceso de grabación.

Y tú, ¿con qué canción te quedas?

Anuncios